Su marido la ha llevado a las dunas, la ha montado una tienda y la ha metido allí con las patas abiertas. Él está escondido tras unos matorrales pajeándosela viendo como al poco empiezan a llegar tíos desnudos. Su mujer abre más las piernas para que la vean el coño peludo y mojado y se masturben viéndolo. Los pajilleros acuden como moscas a la miel y el marido babosea de gusto grabando este vídeo.

Es un vídeo robado que se encontró en una cámara en la oficina de objetos perdidos del aeropuerto de Gran canaria.
 


 

¡CONÉCTATE CON ELLA!

 

  • Términos de busqueda relacionados: