Ha ido con su marido de vacaciones a Maspalomas y le ha dejado durmiendo en el hotel para escaparse a las dunas a mirar pollones. Por allí los tíos van en pelotas y la madurita alucina de tal manera que se esconde tras unos matorrales para masturbarse con el pollón de un tío que está tomando el sol. El muchacho se percata y se espatarra más para que le vea lo dura que tiene la polla y las ganas que tiene de metérsela.

Y el cornudo del marido soñando con los angelitos sin saber lo que está haciendo la guarra de su esposas.
 




 

DESCARGAR VÍDEO PARA EL MÓVIL

 

  • Términos de busqueda relacionados: